Juicios a las brujas y otras catástrofes. Radio para jóvenes

LibrosPortadaRecomendaciones

Gonzalo Ortega recomienda Juicio a las brujas y otras catástrofes, libro que compila los programas radiales grabados por Walter Benjamin, en su primera edición en español (Hueders, 2014).

Juicios a las brujas y otras catástrofes. Radio para jóvenes

www.hueders.cl

Entre 1929 y 1932, Walter Benjamin realizó una serie de transmisiones radiales, casi cien, de veinte minutos de extensión, cuyo objetivo, como indicaba su nombre “Ilustración para niños”, era llegar a oídos infanto-juveniles. Juicios a las brujas y otras catástrofes reúne doce de esas grabaciones, que relatan cómo la naturaleza, principalmente, ejerce su fuerza calamitosa: la erupción del Vesubio, la inundación del Mississippi en 1927, el terremoto de Lisboa en 1755.

También aparecen historias de pandillas de bandidos en la antigua Alemania, donde la conciencia de pertenecer a una clase social constituye la diferencia con ser un simple ladrón; o la toma de La Bastilla (“La primera gran obra visible de destrucción de la Revolución Francesa”), a manos de un pueblo exhausto, enrabiado por como el Estado ejercía la fuerza sobre el individuo: arrestos injustificados, desapariciones nocturnas, nula información quiénes estaban presos e, incluso, la muerte vista de forma repudiable. Nadie moría adentro, eran expulsados, explica Benjamin.

El denominador común en los relatos es la muerte. Es inevitable imaginarse a personas ahogadas por las cenizas del volcán Vesubio u otras quemándose en el teatro Cantón, o ese hermano que decide lanzarse al río Mississippi porque ya no soporta la agonía de ver lo inevitable y prefiere apurarlo. Sin embargo, estas imágenes destructivas, que podrían quedarse atrapadas en el simple morbo, son complementadas con datos históricos, diferencias culturales, sazonadas con juicios, anécdotas que orbitan y expanden las historias, agregando valor y no quedándose en sencillas descripciones.

Walter Benjamin - Imágen de Cornelie Statius Muller / http://woodlandshoppersparadise.blogspot.com

Benjamin, en su estructura incansable de intelectual –filósofo, ensayista, crítico social y literario, locutor de radio-, buscó y mezcló distintas soportes. La máxima representación de esa búsqueda es “El Libro de los Pasajes”, su obra inconclusa (el autor alemán muere en 1940, debido a un supuesto suicidio mientras escapaba del exterminio nazi). En este libro, dedica un capítulo a las bondades del hierro como herramienta imprescindible de la industrialización. Este elemento protagoniza la catástrofe ferroviaria del fiordo de Tay, es decir, la desincronización entre el invento y sus capacidades desconocidas en la época, provocaron la muerte de doscientas personas tragadas por el derrumbe del puente.

Es la misma tecnología la que produce un cambio en la percepción de las formas, explica Esther Leslie en el posfacio. Benjamin deseaba que la radio no fuera unidimensional, que el receptor participara, que hubiese una comunicación, que la radio entrara en los dormitorios y fuese discutida. De esto se desprende, el porqué apuntaba a ese público juvenil, con esas características innatas por preguntar, la implicación acompañada de dudas.

Al cerrar el libro, las ruinas dibujan -por medio de la naturaleza o el error humano- una historia de la civilización que pareciera tener un siamés sin despegarse: la historia de la destrucción.

El autor:

Dejanos tu comentario