Tu biblioteca – Enrique Herrera Ibáñez

PortadaTu biblioteca

¡Nueva biblioteca en Terminal! Conocemos la historia y los libros de la biblioteca de Enrique Herrera Ibáñez. 

Tu biblioteca – Enrique Herrera Ibáñez

Fotografía: Enrique Herrera Ibáñez

¿Por qué tienes libros/ por qué lees?

Comencé a leer cuando niño porque no me gustaba jugar a la pelota, no tenía amigos en el barrio y no me resultaba atractivo salir a cazar lagartijas por el cerro. Ya en la adolescencia, todos me consideraban un joven intelectual, sin sospechar las guarradas que devoraba calladito en mi pieza. Actualmente, leo porque es el momento del día en que me desconecto del mundo, voy a mi propio ritmo y disfruto de mi soledad. ¿Y por qué tengo libros? Porque hace años descubrí que comprarlos y contemplarlos en mi librero son mi mayor fetiche.

¿Cuántos de estos libros son tuyos y cuántos son robados/prestados?

Robados, ninguno. Prestados, tampoco. Sería cool contar una historia sobre cómo conseguí tal o cual libro, pero nada. Pertenezco a la raza de los que si quiere un libro paga por él (o lo pide como potencial mejor regalo de la vida en cumpleaños y navidades, haciendo uso de chantaje emocional si es necesario).

¿Cuál de estos libros no prestarías jamás?

Una vez leí que existen dos clases de tontos: los que prestan libros y los que los devuelven.

No me considero tonto (tampoco genio, ustedes me entienden), por lo mismo no presto mis libros.

¿Tu favorito o favoritos?

Sé que días después leeré esta lista y diré: “mierda, me faltó mencionar…”, razón por la cual citaré sólo aquellos libros que, apenas terminados, pensé “¡¿Por qué esto no lo escribí yooo?!”:

Antes que anochezca (Arenas), Ensayo sobre la ceguera (Saramago), La ciudad y los perros ( Vargas Llosa), Los detectives salvajes (Bolaño), Seda (Baricco), Mala Onda (Fuguet), La conjura de los necios (Toole), Crónica de una muerte anunciada (García Márquez), Middlesex (Eugenides), El beso de la mujer araña (Puig), El lenguaje perdido de las grúas (Leavitt), El metro de platino iridiado (Pombo), La mujer de mi hermano (Bayly).

¿Placeres literarios culpables que esconde tu colección?

No sé si son placeres culpables, pero admito que en mi colección hay algunos libros bastante singulares… Comics de Tom of Finland, guiones de las películas de Almodóvar, libros “fálicos” en 3D y los típicos 1001 libros / películas / lo que sea, que hay que leer/ ver/ lo que sea, antes de morir.

Fotografía: Enrique Herrera Ibáñez

¿El peor libro que tienes, el que resultó ser un enorme fiasco?

Los últimos de Isabel Allende. Hacia el comienzo de los tiempos (con esto me refiero a cuando comencé a leer y leer libros), me gustaron mucho La casa de los espíritus, De amor y de sombra, y Paula (puede que haya un par más), y como buen fan comencé a comprar y leer todo de ella, esperando volver a encontrar en sus líneas lo que descifré en sus primeros textos… Pero con su última entrega ya ni siquiera lo intenté.

¿Cuántos libros crees que hay en tu colección y cuántos te gustaría tener?

Difícil pregunta, pues de un tiempo a esta parte estoy tratando de escapar de mi consigna “nunca es suficiente”, en honor al reducido espacio en el cual habito. De hecho, el trauma de escoger qué libros luzco en mi librero y cuáles desplazo a cajas todavía me tiene con un ojo tiritando. (Como sea, gracias Isabel Allende por hacerme la pega un poco más sencilla).

Debo tener 300 títulos. Por mí tendría 1000, pero conozco a alguien que no estaría tan feliz con la idea…

¿El último que compraste/robaste/recibiste de regalo?

Los últimos que compré fueron California (Mendicutti) y Alexis o el tratado del inútil combate (Yourcenar).

De regalo, recibí el libro Los tesoros de Mecano (uno de mis grupos musicales preferidos).

¿Cómo ordenas tus libros?

Por autor. Como fetichista asumido, creo que no hay nada más reconfortante que ver todos los títulos, uno tras otro, de tu escritor favorito. Reinaldo Arenas y José Saramago encabezan esta lista.

Cuéntanos qué haces por la vida y a qué dedicas el tiempo libre. Obligaciones y hobbies.

De lunes a viernes, y en horario de oficina, trabajo en el Programa de Intercambio de una universidad porteña.

Cosas que voy haciendo por la vida: tomar helados, comprarle cosas de color amarillo a mi sobrina, esperar la última peli de Almodóvar, jugar pictionary con mis amigos, sacar cuentas, pelarme la cabeza, comer chocolates…

Cosas que no (¡no!) voy haciendo por la vida: fumar, mirar documentales históricos, hacer deporte, prestar libros, comer cada cuatro horas, salir a caminar bajo la lluvia, chatear con desconocidos, apagar el despertador y seguir durmiendo, buscar algo por más de dos minutos en internet…

El autor:

Enrique Herrera Ibáñez | Ingeniero ingenioso. Vivo de los números y vivo por las letras. He sido becario de la Fundación Pablo Neruda en dos oportunidades (y no tengo libros del poeta).

Dejanos tu comentario