El proyecto “Caleta de Libros”

Fomento lectorPortada

Arena y sol, el mar azul, y un buen libro para acompañar el descanso.  ¿Puede ser aún mejor el panorama? Claro que sí, si el libro llega a tus manos en la misma playa, prestado y bien recomendado. Conoce al proyecto “Caleta de Libros”, dedicado a compartir literatura en playas de la región del Maule.  

El proyecto “Caleta de Libros”

Equipo "Caleta de Libros"

Este verano, el proyecto “Caleta de Libros” instaló Puntos de Lectura en las playas de Duao y Curanipe, en la región del Maule, invitando a la lectura junto al mar y dando acceso, además, a una biblioteca disponible para la comunidad, en un ambiente cercano y agradable. Entrevistamos a Fernanda Arrau Lorca, una de las fundadoras de esta novedosa iniciativa.

¿De qué se trata el proyecto “Caleta de Libros? 

Consiste en la instalación de dos Puntos de Lectura con sistema de préstamos, ubicados en esta experiencia piloto en las caletas de Duao y Curanipe. Cada Punto de Lectura cuenta con más de 200 títulos, clasificados en primeros lectores, literatura infantil, juvenil y para adultos. Cada espacio cuenta con cuatro libreros donde se exhiben los libros, sillas de playa para quienes desean leer en el lugar, dos cajones tipo baúles, que sirven de asiento y cajonera para guardar los libros y protegerlos del sol y la humedad, un toldo, mesa y silla para el mediador.

El proyecto está dirigido a residentes de ambas caletas, a turistas que van de vacaciones a ambos lugares, a vecinos de comunas cercanas. A niños y niñas, jóvenes, adultos, adultos mayores. Trabajadores de la zona, familias, en otras palabras a toda la comunidad que desee ser usuario del Punto de Lectura Caleta de Libros, disfrutando de lectura y animación lectora.

Fotografía: gentileza equipo "Caleta de Libros"

Para acceder al Punto de lectura, el usuario llega al mesón, revisa todos los libros exhibidos en los libreros, se inscribe en un proceso que no tarda más de tres minutos y disfruta la lectura, ya sea en el mismo espacio,  en la playa, en su casa o lugar donde se encuentra vacacionando.

Cada Punto de Lectura funciona de miércoles a domingo. Cada día los mediadores realizan al menos una actividad de animación lectora, la que los fines de semana, por ejemplo, se dirige a toda la familia. Para eso contamos con materiales y con un Teatrillo de Papel con tres cuentos, basados en sistema kamishibai, que facilitan que todos sepan contar cuentos.

¿Cómo y desde dónde nace la idea del proyecto “Caleta de Libros”?

La idea nace de Fabián Retamal, coordinador del proyecto, quien nació en Hualañé, región del Maule, con quien luego de coincidir en un proyecto en el que trabajamos juntos sobre fomento lector, se encantó con el concepto de fomento lector en espacios no convencionales, identificando  varios lugares y necesidades desde lo local. Luego empezamos a dar vida al proyecto. Como primer paso, hicimos un diagnóstico, lo aterrizamos a un piloto, definimos el perfil que debía tener el mediador, pensamos un sistema de catalogación, inscripción, préstamos, logística, seguimiento, entre muchos otros factores que debían ser consideramos para llevarlo a cabo.

Por mi parte trabajo en fomento lector hace más de 15 años, y me encantó inmediatamente la idea de formar parte del equipo. Mi rol ha sido capacitar a los mediadores, seleccionar y catalogar libros, además de hacer gestión de prensa y apoyo la animación a la lectura en ambos Puntos de Lectura. Todos trabajamos, como puedes ver, en más de un rol, apoyando el trabajo del otro y propiciando una comunicación fluida, apoyándonos en todo lo que podamos.

 ¿Cuáles son los objetivos del proyecto?

Fotografía: gentileza equipo "Caleta de Libros"

El objetivo es usar un espacio como las Caletas, donde transita muchísimo público, tanto residentes como turistas de paso que asisten a los balnearios, para instalar Punto de Lectura y un sistema de préstamos, que permitieran unir ese tiempo de ocio con el acercamiento a la lectura desde el disfrute, y por supuesto, desde el acceso a lecturas de calidad.

Por otro lado, activar alianzas con actores culturales de la zona, tales como sindicatos de pescadores, municipalidades, escuelas, bibliotecas y otros espacios culturales y educativos que se han articulado al proyecto, facilitando infraestructura, lugares de capacitación, cobertura de prensa, espacios para la devolución de libros, cóctel para lanzamientos, entre otras cosas.

Los libros quedarán en comodato en cada una de las comunas, lo que hace que el cuidado de estos tenga responsabilidades compartidas.

¿Quiénes desarrollan “Caleta de Libros”?

Fabián Retamal (Historiador y Gestor cultural), coordinador del proyecto, Héctor Fuentes (librero y actor), encargado de seguimiento en terreno, Verónica Canales, Javiera Poblete y Diego González (mediadores de Caleta Duao), Zoraida Linderos, Nicolás Peña y Bárbara Faúndez (mediadores de Caleta Curanipe) y Fernanda Arrau (Licenciada en Literatura, Gestión Cultural y especialista en Fomento Lector).

¿Cuáles son sus principales referentes?

Muchos proyectos nos han marcado tanto en gestión de la cultura local como en lo que a fomento lector en espacios convencionales se refiere. Pero en este caso, más que referentes, fue una necesidad, una vocación y la motivación de unir la gestión cultural, el fomento lector y el rol social de quienes trabajamos en ella.

¿Cómo ha sido la recepción de los lectores?

Desde el primer día ha sido excelente, superó todas nuestras expectativas. Curanipe por ejemplo, está con déficit de libros para adultos, debido a la gran cantidad de préstamos. Actualmente estamos gestionando donaciones para ampliar el número de libros destinados al público adulto.

Fotografía: gentileza equipo "Caleta de Libros"

¿Cómo ha sido la experiencia de llevar a cabo el proyecto? 

Profundamente enriquecedor, nutritivo, motivador. Ver a un padre leyendo a sus hijos, abuelos que van en búsqueda de libros, adultos motivados porque sus hijos lean, y uno de los aspectos que más nos emociona, además del interés por el proyecto y la ayuda, es ver a los hermanos mayores cuando lean a los más pequeños. En esa interacción de presenta un vínculo que emociona e impacta a los niños, nos muestra lo más lindo del ser humano. Son muchos los jóvenes buenos lectores, ellos también nos animan al acercarse buscando lecturas, eliminando el prejuicio de que los jóvenes no leen (creemos que leen, y cada vez más, solo basta escuchar qué es lo que desean leer).

También motiva ver cómo cada uno de los integrantes del proyecto tiene más y más ideas de cómo mejorarlo, siendo vital para la proyección en el tiempo del proyecto, basados en el respeto, confianza y amor por lo que hacemos.

¿Cuáles son sus proyecciones?

Nuestro propósito para el 2015, en estar en al  menos cuatro caletas de la zona, en un punto del norte y otro del sur del país, los que aún están en conversaciones para ver tanto alianzas como posibilidad de financiamiento.

Fotografía: gentileza equipo "Caleta de Libros"

***

Si quieres conocer más respecto al proyecto, apoyarlos con donaciones de libros o ver fotos de los Puntos de Lectura de Caleta de Libros, puedes visitar su perfil de facebook: https://www.facebook.com/caletadelibrosmaule

También puedes revisar su blog: http://caletadelibros2014.blogspot.com/

El autor:

Gonzalo Gallardo. Psicólogo educacional y profe. Hay días en que quiero escribir. Los más, me dedico a leer, disfrutar y aprender.

Dejanos tu comentario