Las “Estaciones de lectura” de Revista Terminal

Fomento lectorPortada

Durante 2013, parte del equipo de Revista Terminal ha desarrollado el proyecto “Estaciones de lectura”, iniciativa de promoción de la lectura desarrollada en el Centro de la Mujer de Santiago (SERNAM). Aquí compartimos en qué consiste este proyecto y algunos de las estrategias desarrolladas. 

Las “Estaciones de lectura” de Revista Terminal

Extracto ilustración proyecto: Ian Pierce - https://www.facebook.com/ekekoartes

¿Qué es el proyecto “Estaciones de lectura”?

“Estaciones de lectura” es una iniciativa de promoción de la lectura basado en la metodología “Gente y Cuentos” de Sarah Hirschman, que aspira a la generación de comunidades de lectores en contextos no tradicionales. Esta iniciativa obtuvo fondos del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes para ejecutarse durante el año 2013 (fondo del libro, folio 8777). El proyecto se desarrolla en el Centro de la Mujer de Santiago, y está orientado a trabajar, en cada taller, tanto con usuarias como con profesionales de la institución .

Fotografía archivo: pendón proyecto en Centro de la Mujer de Santiago - Cienfuegos 72.

El proyecto contempla la realización de 5 talleres con usuarias del Centro de la Mujer de Santiago. Cada taller de “Estaciones de lectura” comprende 4 sesiones de trabajo. En cada sesión de trabajo se lee un cuento diferente y se discute y dialoga al respecto en función de seis categorías, incluyendo además, en la actividad, vivencias y experiencias de las y los participantes ligadas a las temáticas presentes en la lectura. Esta actividad favorece la generación de lazos entre los participantes, al tiempo que hace manifiesto que la lectura es una práctica cultural que se puede ligar directamente con la propia biografía, y que su comprensión y disfrute puede ser experimentada grupalmente.

El equipo del proyecto ha adaptado y modificado la metodología de “Gente y Cuentos”, en función de aprendizajes obtenidos desde dos pilotos realizados antes de iniciar los talleres con usuarias del centro y nuevas reflexiones surgidas tras la ejecución de los primeros talleres. El primer piloto se realizó al interior del mismo equipo del proyecto, mientras que el segundo se realizó con un grupo de profesionales del Centro de la Mujer de Santiago.

Los textos incluidos hasta el momento en cada taller son: El sur y el tiempo, del chileno Daniel Villalobos, Mañana preocúpate de mañana, del argentino Juan Forn, La siesta del martes, de Gabriel García Márquez y El lago, del estadounidense Ray Bradbury. Se integrará el cuento Equilibrio precario del chileno Carlos Cerda.

¿Cuál fue la motivación para crear el proyecto?

Fotografía archivo: sesión taller "Estaciones de lectura"

El proyecto “Estaciones de lectura” surge desde el equipo que sostiene el proyecto Revista Terminal (www.revistaterminal.cl), espacio virtual de promoción de la lectura creado  con el objetivo de acercar la actividad lectora como práctica cultural disponible para la amplia mayoría, no asociada necesariamente a una clase social o grupo privilegiado en específico. El mismo espíritu que motivó la creación del sitio web de Revista Terminal inspira a “Estaciones de lectura”.

Se optó por crear el proyecto “Estaciones de lectura” pues -además de permitir al equipo apropiarse de una metodología de promoción lectora y vincularse con una comunidad específica- permitiría avanzar fuera de la web, en función del objetivo mayor perseguido: promover la literatura de forma cercana, amable y libre de marcadores que generan distancia de esta práctica cultural hacia un público general.

A juicio del equipo del proyecto, entre otros elementos, el alto costo de los libros en Chile, la segregación educativa y el “discurso experto” respecto a lo literario, presente en críticas o reseñas literarias en medios de comunicación masiva, son ejemplo de marcadores que distinguen hacia qué grupos sociales se ofrecen los libros como objeto y la lectura como práctica cultural disponible, y hacia quienes no se presenta como un ámbito de desarrollo asequible.

El trabajo de este proyecto busca, explícitamente, presentar la literatura despojada de marcadores o códigos que la distancien del público al que se dirigen los talleres, sin por ello dejar de promover un acercamiento profundo a los textos leídos en cada sesión.

Como ejemplo de este énfasis, desde el inicio de cada taller el equipo del proyecto se asume como “no expertos” en literatura, sino más bien como amantes de los libros, que han encontrado en ellos y en los diálogos asociados a la lectura compartida con otros un espacio interesante de desarrollo, y que buscan transmitir a otros este amor por lo literario construido a lo largo del tiempo. La invitación ha sido, en cada taller, a aprender juntos desde los cuentos que se leerán. Esta consigna inicial ha facilitado el desarrollo de cada sesión, y la apertura de las participantes a las actividades desarrolladas.

¿Cuál es la metodología del proyecto?

Fotografía archivo: tarjetas para análisis de cuentos.

Como se ha indicado, el formato del proyecto “Estaciones de lectura” surgió tras leer el libro “Gente y Cuentos, ¿a quién pertenece la literatura?”, de Sarah Hirschman, donde se expone una metodología de aprendizaje popular de adultos cuyo objetivo es, justamente, hacer de la lectura una actividad colectiva y compartida. El aprender a utilizar esta metodología y adaptarla al contexto nacional y a las habilidades diversas del equipo de trabajo, junto con la consideración del rol clave de la lectura en voz alta como un facilitador de la construcción de comunidades[1], motivó a la adopción de esta metodología.

En cada taller se presenta un autor y un cuento del mismo. Se reparten copias para todos los participantes, sentados en círculo. Un miembro del equipo, que previamente ha preparado la lectura, lee en voz alta el cuento. Luego de la lectura, se deja un momento para intercambiar preguntas y comentarios, para luego pasar a jugar con unas tarjetas, desplegadas en una mesa al centro del grupo. Se invita explícitamente a jugar, indicando que no hay respuestas correctas ni esperadas, sino una invitación a explorar el cuento de vuelta, en función de las categorías inscritas en las tarjetas.

Estas son las categorías utilizadas para animar la discusión y el diálogo entre los participantes en cada sesión de taller:

(1) Temas presentes en el relato, categoría amplia que aspira a identificar las temáticas tratadas de forma explícita o implícita por el escritor en el cuento compartido

(2) Sombras del texto, aspectos no desarrollados por completo por el autor que demandan de interpretación o especulación por parte de los lectores

(3) Contrastes y confrontaciones, roces entre personajes que desean un mismo objeto o bien requieren algo de otro para conseguir sus fines, contraposición de escenarios, de temáticas, de símbolos dentro del relato, que ofrecen información al lector de la trama construida en el cuento

(4) Escenario poético, formas de expresión utilizadas por el escritor que agregan riqueza y particularidad al relato, sobre las cuales se vuelve para apreciar metáforas y otras figuras literarias durante la sesión

(5) Sensaciones producidas por el relato, reporte de las emociones y sensaciones activadas por la lectura (nostalgia, alegría, tranquilidad, tensión, esperanza).

(6) Claves instaladas por el autor dentro del texto para guiar al lector durante la lectura, para inducir asociaciones, para preparar el ambiente antes de que la acción ocurra.

Al finalizar cada taller del proyecto, compartimos frases célebres de autores ligadas a la lectura y los libros, y preguntamos a las participantes sus impresiones y sensaciones tras la experiencia.

Hemos recibido comentarios de las participantes que nos motivan a continuar con esta metodología y que nos indican que los objetivos del proyecto se cumplen, en cuanto abrir oportunidades a otros para incorporar la lectura como una práctica cultural disponible en sus vidas, y generar un espacio de trabajo y aprendizaje acogedor, que facilita la apropiación de claves para afrontar la futura lectura en solitario de cuentos y otros textos literarios.

Aún nos quedan talleres por realizar en 2013, y al final del proceso, compartiremos por este medio la sistematización de los principales aprendizajes alcanzados a lo largo del proyecto, así como un detalle de la secuencia realizada.


[1] Recomendamos leer el texto de Aidan Chambers “El ambiente de la lectura”, publicado por el FCE, y por supuesto “Gente y Cuentos”, de Sarah Hirschman, publicado por la misma editorial.

El autor:

Gonzalo Gallardo. Psicólogo educacional y profe. Hay días en que quiero escribir. Los más, me dedico a leer, disfrutar y aprender.

Dejanos tu comentario