“La escopeta de caza”- Yasushi Inoué

LibrosPortadaRecomendaciones

Constanza Iglesias nos recomienda “La escopeta de caza”, novela escrita por Yasushi Inoué, por la cual, el autor japonés, obtuvo el prestigioso premio literario Akutagawa.

“La escopeta de caza” – Yasushi Inoué

Fotografía: http://levantedelaspaginas.blogspot.com

Es difícil advertir lo que un ser humano representa para otro ser humano, aún teniéndolo cerca. Podría ser una “gran locura en un hombre el querer que otro le comprenda”. Pero, el escritor Yasushi Inoué hace el intento a través de un escueto relato –calificado como obra maestra de la literatura japonesa – en el que desmenuza con sutileza los aspectos de una tragedia.

“La escopeta de caza” es el título de un poema inspirado en la soledad del ser humano. En sus versos, el poeta recurre a la imagen de un cazador que carga una escopeta en el Monte Amagi. Tras su publicación, el poeta recibirá una carta de un tal Josuke, quien asegura ser el hombre inspirador de sus versos. En gratitud, Josuke le enviará al poeta tres cartas personales, cada una de ellas escrita por una mujer distinta. El poeta transcribirá íntegramente las cartas al lector, revelando la tragedia del cazador: Josuke, esposo de Midori, mantiene un romance con una mujer divorciada llamada Saiko, quien luego de trece años como amante, decide suicidarse.

La primera carta la escribe Shoko, hija de Saiko, para informarle a Josuke que ha encontrado el diario de vida de su madre, en el que relata los pormenores de los amantes y su intención de suicidarse. La segunda carta es la de Midori, prima de Saiko y esposa de Josuke, quien le explica sus razones para abandonarlo. Mientras la tercera misiva es la escrita por Saiko antes de su suicidio.

Sería un despropósito contar más detalles porque, precisamente, lo que hace que “La escopeta de caza” sea un libro imposible de abandonar hasta su última página es la forma en que entrega información que nos envuelve lentamente en el mundo de estos personajes. Si en la carta “uno” pensamos que sus protagonistas son de una forma, en la epístola “dos” dudamos de lo ya leído (y así sucesivamente), hasta darle la oportunidad al lector de sacar sus propias conclusiones sobre el actuar de los protagonistas. Este no es un thriller o un libro de suspenso, ni tampoco ese clásico culebrón oriental, pero, por alguna razón, el lector se sentirá en el epicentro de los secretos.

Fotografía: www.jpf.org.au

Y este es el gran mérito de Yasushi Inoué, quien en vez de utilizar esa técnica que tanto gusta en el cine –esa de mostrar la misma situación desde la mirada de distintos personajes– el escritor japonés prefiere contar qué es lo que hicieron sus personajes para llegar a este hecho y cómo lo afrontan emocionalmente. Podrán recordar hasta los mismos objetos, como ese haori (chaqueta) gris con grandes cardos bordados, pero como lector comprendemos que ese haori tiene un significado distinto para Shoko, Midori, Saiko y el omnipresente Josuke. Este libro tiene solo cien páginas, pero se convierte en una gran tarea cuando pensamos que está escrito a base de gestos e impresiones. No por nada, Inoué fue un eterno mencionado para ganar el Nobel de Literatura.

“La escopeta de caza” no es una historia de amor o desamor, sino un encuentro con la soledad, revelada como un espacio dulce -o aterrador- que irremediablemente habitamos y en el que ninguno de nosotros puede escaparse de sí mismo y sus insospechadas intenciones. Es lo que Saiko denomina llevar una serpiente en el cuerpo: “¿Qué es esa serpiente que, según dicen, mora en cada uno de nosotros? ¿Egoísmo, Envidia, Destino?”.

Así, Midori hablará de la “ciudadela” para referirse a su familia. Shoko se compadecerá por la falta de pudor de su madre (quien en su diario se autodefine como “pecadora”), mientras un recuerdo de infancia llegará a la memoria de Saiko al despedirse del amante (“¿Deseas amar? ¿Deseas ser amada?”, dice la encuesta que circula por la sala de clases). El misterioso Josuke vagará por las páginas de estas cartas, como lo hará sobre en Monte Amagi; en un “seco lecho de pálido torrente”.

Tal vez el mayor secreto que esconde “La escopeta de caza” sea este: ¿Qué es lo que realmente se ama del otro?, ¿qué es lo que finalmente perdonamos?

 

El autor:

Constanza Iglesias. 32 años, periodista, ex redactora radial.

Dejanos tu comentario