Tu biblioteca – Rodrigo Sanhueza

PortadaTu biblioteca

En Revista Terminal nos interesa conocer las historias guardadas en bibliotecas personales. Hoy presentamos la biblioteca de Rodrigo Sanhueza, profesor de Inglés, recopilada por Eduardo Ávila.

Tu biblioteca – Rodrigo Sanhueza

Fotografía: Rodrigo Sanhueza

1. Por qué tienes libros/por qué lees.

Leo primero por la costumbre que me inculcaron (nunca me ha gustado ese término) en mi familia, donde siempre hubo una enorme biblioteca; después por el interés que me provocaba lo que el futuro nos brindaría según la revista Muy Interesante (un futuro que nunca llegó y que significó un quiebre emocional con dicha publicación); y, por último, leo gracias a ciertos libros que llamaron mi atención y me ayudaron a entrar a un vasto universo de posibilidades. Al final de cuentas, ya mayor, me doy cuenta que leo porque los libros son las huellas de lo que realmente perdura en el ser humano, es algo así como el ADN de todo conocimiento, para bien o para mal.

2. Cuántos de estos libros son tuyos y cuántos son robados/prestados. 

Tengo una edición de El padrino, sin tapas, forrado en papel de envolver que hace mucho tiempo le pedí prestado a un primo. El libro lo tuve en mi posesión sin ser leído. Sólo lo contemplaba. Me fascinaba la envoltura de papel, de alguna manera me recordaba a aquellos antiguos almacenes en los que te envolvían todo en grandes rollos de un papel café.

Libro robado… debo confesar que tengo una edición de una Anatomía del Cuerpo Humano con ilustraciones a todo color que pedí prestado en el último colegio donde estuve. Nunca lo devolví, me gustaba (me gusta) demasiado. Luego, un par de años después, el colegio en cuestión quebró y no sé qué habrá sido de la biblioteca que tenían. Recuerdo que había llegado un libro forense con fotografías a todo color que estaba vedado a los alumnos. Una pena.

Fotografía: Rodrigo Sanhueza

3. Cuál de estos libros no prestarías jamás.

Ninguno. Los libros no se prestan, como he aprendido un puñado de ocasiones. Raramente encuentran su camino al hogar. Por lo general emprenden el vuelo de donde estaban y nunca más regresan. Como dice un buen amigo: si quieres leer este libro, ven a leerlo a mi biblioteca, que de aquí no sale. Por lo mismo, tampoco soy asiduo a pedir libros prestados, no con mi prontuario al menos.

4. Tu favorito o favoritos.

Tengo la saga de Song of Fire and Ice, en Inglés (por eso el título). Es una “colección” rasquita, en paperback, libro de bolsillo, pero fue mi primer compra de un libro (o saga) en otro idioma. También poseo un puñado de libros de teoría del cine entre los que se cuentan: Textos y Manifiestos del Cine, ¿Qué es el Cine?, Cómo analizar un texto cinematográfico, y 1001 películas que hay que ver antes de morir.

5. Placeres literarios culpables que esconde tu colección.

Emily Brontë y su Cumbres borrascosas. No sé si sea un placer culpable, pero como lo escribe una mujer… ¿cómo puedes leer libros de mina? dirían. Pero nadie reclama de Amor en los tiempos del cólera que también es una historia romántica trágica.

6. El peor libro que tienes, el que resultó ser un enorme fiasco.

Afortunadamente nunca he adquirido un libro malo. De todos los que poseo, he sacado muchas ideas que germinan tarde o temprano. Por supuesto que para mantener una biblioteca libre de inmundicia literaria están vedados ciertos nombres como Sordo, Cohelo y Villegas, de quien he leído un libro que se lo regalé a mi madre que le fascina este tipo, y todo de lo que habla son reinterpretaciones personales y muchas veces coprolálicas de ideas y revelaciones de los grandes clásicos de la filosofía socrática… o sea, el chascón es un simple y mero impostor.

Fotografía: Rodrigo Sanhueza

7. Cuántos libros crees que hay en tu colección y cuántos te gustaría tener.

Hace dos años conocí a mi señora y, desde que vivimos juntos, hemos unido nuestras colecciones. Nunca hemos contado el número exacto, pero una vez enumeramos en 1.050 los volúmenes de un solo librero. Tenemos tres, más el mueble de la sala. Creo que debemos tener no más de 5 mil, pero de entre ellos se encuentran textos de estudios, manuales, etc. Además que no me he traído toda mi colección de la casa materna.

No sé cuántos quisiera poseer, pero sí hemos soñado con tener una gran biblioteca, de esas con una escalera en riel.

8. El último que compraste/robaste/recibiste de regalo.

Los últimos libros que compré fue El hobbit como regalo para una sobrina que lee apasionadamente (algo tan raro como escaso en un preadolescente), y Tormenta de Espadas para mi señora (no hay nada como leer la misma saga para luego comentarla). Y el último regalo que recibí fue uno muy esperado (con dos años de retraso): 1001 películas que hay que ver antes de morir, un volumen muy interesante y de la misma manera angustiante… ¡De dónde sacar el tiempo para ver tantas películas!

9. Cuéntanos qué haces por la vida y a qué dedicas el tiempo libre. Obligaciones y hobbies.

Hoy por hoy, soy profesor de Inglés y trabajo en educación superior, lo que me da el tiempo suficiente para dedicarlo a otros menesteres, como intentar tocar guitarra, contemplar la vida, hacer algo de ejercicio y, por supuesto, leer, pero ahora en formato digital (uno de los grandes beneficios de esta era de las comunicaciones es el poder acceder a contenidos casi infinitos, y gracias a ello tengo una colección de clásicos en su idioma original en formato epub).

El autor:

Rodrigo Sanhueza | Profesor. Analista y crítico de Cine. Ignorante de la vida. Filósofo de media jarra de cerveza, de preferencia negra. Futuro asceta

Dejanos tu comentario