Amour y Silver Linings Playbook: Una patada al corazón y una linda sorpresa

CinePortadaRecomendaciones

En la antesala de los Premios Oscar 2013, María José Navia nos ofrece sus comentarios a dos películas en competencia: Amour y Silver Linings Playbook. 

Me cae bien la premiación de los Oscar. Es cierto que los premios no quieren decir mucho, que hay tanto de estrategia comercial detrás de ellos y más, pero siempre son una buena excusa para ver películas. Y eso es siempre-siempre bueno. Confieso que aún no las veo todas; ya me emocioné con Argo, me estresé con Zero Dark Thirty, quedé con sentimientos encontrados con Django Unchained, pero son dos las que se quedaron más cerca de mi corazón. Y por razones opuestas. Brutalmente opuestas, incluso.

http://timmaughanbooks.com

La primera es Amour, la favorita para llevarse la estatuilla a Mejor Película Extranjera, una película brutal de Michael Haneke, una verdadera paliza de dos horas. Al principio parece una brutal ironía que lleve ese título, que solemos asociar con romance, pasión, declaraciones varias; luego la revelación se vuelve aún más impactante. Trata de una pareja de dos adultos ya bastante mayores. Un día, la mujer, Anne, se queda en blanco durante una conversación y, con ello, comienza un deterioro de su salud galopante y aterrador. Su marido, Georges, en una actuación conmovedora, se encarga de acompañar a su mujer en todo, ayudándola a hacer sus ejercicios, a ir al baño, a vestirse. En cada gesto de él hacia ella, en cada mínima mirada, se encuentra un amor en su estado más descarnado, más visceral, más doloroso.

Acostumbrados a ver películas de romances fulminantes, fugaces o francamente evanescentes y vaporosos, el amor de Amour es una verdadera cachetada. En un momento, Eva, la hija de esta pareja, está conversando con su padre en el escritorio. Ella le cuenta los problemas que tiene con su marido, las infidelidades, las inseguridades, la falta de comunicación. Entonces, su padre le pregunta: “pero tú… ¿lo amas?” A lo que ella responde: “No sé, yo creo…¿no?” La cara de tristeza y decepción del padre frente a esa respuesta triste, superficial…ni se las explico.

La película no da para llorar, pero el suelo del cine parece irse hundiendo a medida que avanza la historia. No es una tristeza o dolor fácil, codificable, sino que una pesadez en el corazón, a ratos bastante insoportable. La historia es terrible, te sorprende dolorosamente cuando ya crees que nada te va a sorprender. Vi la película un día en la tarde, habían solo cinco personas en la sala, y les juro que a todos se les/nos deformó el rostro al llegar a ciertas escenas cruciales.

Impactante.

Para balancear esta reseña y darle un respiro a la cabeza y el corazón, la segunda película que quiero comentar es la gran sorpresa de estos premios: Silver Linings Playbook. Una comedia que tantos fuimos a ver pensando que era otra comedia romántica más, pero que es tanto tantísimo más.

http://blog.lovespeaking.com

Pat, el personaje de Bradley Cooper, sale de un hospital psiquiátrico luego de ciertos incidentes domésticos y se obsesiona con reconquistar a su ex mujer. Él inventa la teoría de los “Silver Linings”, basado en la expresión en inglés que dice que “Every cloud has a silver lining”, es decir, todas las nubes tienen un borde de plata, o un lado bello/luminoso. En esto, vuelve a vivir con sus padres, con un Robert De Niro fanático de los deportes y genial en su interpretación, y conoce a Tiffany (Jennifer Lawrence), una chica que también se recupera de otro trauma personal y quiere participar en un concurso de baile. La historia funciona perfecto, los personajes son adorables, y la idea de que los planes nunca importan mucho, que la vida siempre tiene mejores maneras de sorprendernos, es pertinente. Maravillosa. No sé si se merece tantos premios: Jennifer Lawrence es la que tiene más posibilidades y, la verdad, su representación, si bien es buena, no está jamás a la altura de anteriores ganadoras del galardón, pero Silver Linings Playbook es una gran película.

Y una linda sorpresa.

El autor:

María José Navia (Santiago, 1982) | Lectora y cinéfila compulsiva; escritora en proceso de aprendizaje. Publicó su primera novela SANT (Incubarte Eds.) en 2010 y espera publicar su segunda novela, Lost and Found/ Objetos Perdidos, a fines de este año. Sus cuentos han aparecido en diversas antologías. Twitter: @mjnavia Blog: ticketdecambio

Dejanos tu comentario