Lope sin Pega: el fénix de los cesantes

LibrosPoemasPortadaRecomendaciones

En  Chile, allá  por 1980 (ó 1981, no hay muchas certezas al respecto), comenzaron a aparecer cartillas con poesías clandestinas de un poeta llamado Lope sin Pega. Desde el sur de Chile se alzaba la poesía contra Pinochet. En Terminal, sonetos de la resistencia cultural del “fénix de los cesantes”.

Lope sin Pega: el fénix de los cesantes

 

 “¿Quiere que le diga una cosa? ¡Odio las poesías! Ni leerlas, ni escucharlas, ni escribirlas, ni nada” (Augusto Pinochet Ugarte)[1]

Allá por los años ochenta, en el Chile en dictadura, inició su acción poética Lope sin Pega, el fénix de los cesantes, poeta de la resistencia.

Lope sin Pega comenzó su obra en un país en el que hablar contra el régimen estaba prohibido, la violencia política arreciaba y la crisis social y económica se vivía a diario. Lope asumió en su tiempo el deber de la denuncia, el deber de nombrar aquello que los grandes medios callaban. La voz de Lope sin Pega fue una respuesta a un contexto gris. Visto desde el presente, una respuesta valiente y en muchos aspectos, aún contingente y necesaria.

Declaración de principios de Lope Sin Pega[2]

Para pasar el rato soneteo,
acortando mañanas, tardes, noches,
meses y años, que no es ningún derroche,
aunque más de un lector me mire feo.

O
Para punzar heridas soneteo
divirtiéndome igual que guagua en coche,
pues mientras augustito no me roche,
nada habrá de parar este tandeo.

O
Es deber sonetear contracorriente,
contra muerte, a la mala, contra guerra,
y el hacerlo es oficio de valientes.

O
Yo habré de sonetear que no me aterra
un empeorador que ya se siente
casi como guardado bajo tierra.

 O

Único retrato conocido de Lope Sin Pega | www.memoriachilena.cl

Lope Sin Pega es un poeta clandestino, del cual se sabe poco en su momento, salvo lo que él mismo presenta en la portada de sus escritos, impresos en papel rosado, con letra manuscrita granate: “Lope sin Pega, el fénix de los cesantes, nacido hace algunos años por obra y gracia del Señor i vivo aún para desgracia de algunos señores”[3].

Lope agregaba además una dedicatoria en sus escritos, la que indicaba a todas luces el destinatario directo de sus sonetos, aquél que, como hemos recordado aquí en el epígrafe, odiaba las poesías: ni leerlas, ni escucharlas, ni escribirlas: “Dirigido al Conde de la Moneda, Duque del Melocotón, Archiduque de lo Curro, Vizconde de la raza de los Carapintada y todos sus lacayos y alguaciles”.

Lope sin Pega es el alias de Carlos Alberto Trujillo, en ese entonces profesor de Estado en castellano y poeta, fundador del Taller Literario Aumén en Castro. Hoy es académico en Estados Unidos, Doctor en Literatura Hispanoamericana y ganador del premio Pablo Neruda (1991). Su pseudónimo le permitió expresar lo que como Carlos Trujillo le podría haber costado caro.

En entrevista con Yanko González publicada en 1999, Carlos Alberto Trujillo ofrece algunas claves acerca del tono de Lope sin Pega: “tiene una voz distinta y ve el mundo desde una perspectiva distinta. Por eso su poesía es chispeante, burlona, juguetona, ácida, crítica. Además, utiliza las formas métricas y la rima que las últimas generaciones han desdeñado”[4].

La poesía, como señala Iván Carrasco[5], fue una de las formas escogidas por los escritores opositores a Pinochet para generar resistencia, y al mismo tiempo desorientar a los perseguidores, evitando así el exilio o la tortura. Lope escribe en los tiempos en que la escritura -y en particular la escritura poética- emergió como arma eficaz para atacar al gobierno impuesto, sostener la moral y mantener viva la esperanza de quienes se oponían abierta o secretamente a la dictadura.

Sonata con vocabulario de moda

Protestar es un verbo transitivo
como CACEROLEAR e INTIMIDAR
PROHIBIR, CENSURAR y TORTURAR
a todo aquel que permanezca vivo.

O
Porque Chile, más largo y ALTIVO
FUERTE, AGUERRIDO, ODIOSO Y MILITAR
donde se hace MATAR y DEGOLLAR
con un “alto sentido” REPRESIVO

O
Pinochet, INFLACIÓN, GUZMÁN, BOMBAZOS
REPRESIÓN, DEMOCRACIA RESTRINGIDA
“POLÍTICOS DESEOSOS DE VOLVER”

O
Importancia de METAS, no de PLAZOS,
CHILE soñando un plato de COMIDA
Y un eco que repite VA A CAER

O

Armando Uribe sostiene que son los poetas del siglo XX quienes con mayor detalle han revelado la psicología de Chile, el alma de su población[6]. De igual forma, la poesía de Lope sin Pega logra enhebrarse con el sentir de muchos en dictadura, con el dolor masticado a diario, pasado con humor e ironía para hacerlo llevadero. Para Carlos Trujillo “la poesía de Lope está muy relacionada con el carácter del pueblo chileno, del chileno común y corriente, ése que inventa chistes hasta de las cosas más trágicas (catástrofes naturales, muertes, golpe de estado) como paliativo del dolor, haciéndolas parecer menos graves y dolorosas, aunque todo el mundo se encuentre sufriendo sus consecuencias”[7].

Breve noticia de lo que aparece y lo que no aparece en tevé nacional

Al Martín y al Elías Figueroa,
sumen el Eliseo y la Raquel,
las nieves de Portillo, el río Loa,
imágenes más dulces que la miel.

O
Tenis, fútbol, Fillol y Cobreloa,
presos en Capuchinos, y un cuartel
donde lo que se sirve no es cocoa
aunque cerquita esté de Coronel.

O
Al arte, cero; cero a la cultura,
salvo de artes marciales, puntapiés,
y aplausos tras aplausos a la usura.

O
Pero de aquello que quisiera usté
¡nada! Pues no le ven desde la altura
esos giles que gritan Pinoché[8].

O

Portada libro antología de Lope Sin Pega (1999)

Carlos Alberto Trujillo publicó en 1999 una antología de la obra poética de Lope sin Pega, titulada “No se engañe nadie, no. Lope sin Pega”[9].

Más allá de ese esfuerzo, son pocas las fuentes por las cuales podamos acceder a la obra poética de Lope sin Pega.

Trujillo explica esta ausencia de las estanterías en su entrevista con Yanko González: “Lope tiene bastantes lectores, como también algunos muy especiales seguidores que gozan con la aparición de cada una de sus “hojas”. Sin embargo, a nivel de editoriales nadie le ha dado bola. Es que Lope no tiene ni busca pitutos”.

Dicen que Lope no ha cesado de producir. Que observa el Chile actual y envía cartas a Chiloé, que estampa sus poemas en muros, que incluso tiene twitter y continúa soneteando, contra corriente. El Chile actual ofrece material suficiente para más de algún poema.

Cambio todo el ayer por el mañana;
sin esperar sus señas a él acudo
y lo veo rondar por mi ventana.O

Pongo toda mi fuerza por escudo
para oír del futuro la campana
en este hoy que me mantiene mudo.


[1] Augusto Pinochet, entrevistado en revista Mundo, n°89, reseñado en Revista Rocinante N° 14, 1999.

[2] De los Sonetos de Lope Sin Pega, citado por Iván Carrasco (2007).

[3] Se puede descargar una de sus publicaciones íntegra desde el sitio Memoria Chilena, Portal de la Cultura de Chile de la DIBAM. http://www.memoriachilena.cl/archivos2/pdfs/MC0005998.pdf

[4] Extracto de entrevista a Carlos Alberto Trujillo por Yanko González Cangas, publicada en el libro “Héroes civiles y santos laicos. Palabra y periferia: trece entrevistas a escritores del sur de chile” (Ediciones Barba de Palo, 1999). Disponible en: http://web.uchile.cl/publicaciones/cyber/15/vida1.html

[5] Carrasco, Iván. (2007). Lope Sin Pega: postvanguardismo y poesía de la resistencia. En Estudios filológicos n° 42 (45-58). Valdivia. http://www.scielo.cl/pdf/efilolo/n42/art03.pdf

[6] Uribe, Armando (2005). El fantasma Pinochet. Barcelona: Galaxia Gutenberg.

[9] Trujillo, Carlos Alberto (comp. y prólogo). 1999. No se engañe nadie, no. Lope Sin Pega. Santiago: Mosquito Comunicaciones.

El autor:

Gonzalo Gallardo. Psicólogo educacional y profe. Hay días en que quiero escribir. Los más, me dedico a leer, disfrutar y aprender.

Dejanos tu comentario