Enrique Lihn y la metapoesía

PortadaRecordamos a

El 3 de septiembre se cumplió un nuevo natalicio del poeta y escritor chileno Enrique Lihn. Matías Montenegro desempolvó una biografía que había escrito hace unos años para el sitio LihnDigital y la adaptó para esta fecha.

No sé si es porque yo leí a Enrique Lihn cuando era un quinceañero a mediados de los 90’s o porque el panorama nacional ha cambiado, pero presiento que hoy se lo lee menos que antes.

Las necrologías o remembranzas me han parecido, desde siempre, una simple acomodación de la eminencia o degradación de lo que una persona se merecía, y respecto de quien la sociedad -de una u otra forma- mostró un comportamiento equívoco. El mismo Lihn dijo: “Si algo pudiera desearse desde la tumba, preferiría, personalmente, a los discursos fúnebres en que todos los muertos aparecen despersonalizados por la atribución de unas mismas virtudes, la evocación más cruda de mi propia personalidad en blanco y negro, el examen de mi trabajo con sus valores y desvalores”.

Enrique Lihn nació en Santiago en 1929. Cursó sus estudios primarios en el Saint George y luego en el Colegio Alemán, desde donde fue expulsado. A los 12 años ingresó ala Escuelade Bellas Artes a estudiar dibujo, y, posteriormente, a los 19 años se matriculó en el Instituto Nacional para finalizar sus estudios.

Su primer libro, Nada se escurre, nace de su amistad con Alejandro Jodowsky, quien fue el editor. Después, se vinculó con Nicanor Parra, con quien formó un círculo de artistas que se contrapusieron a la concepción poética nerudiana.

Como nunca llegó a titularse, Enrique Lihn trabajó como locutor radial, cargo que ocupó durante varios años. Al momento de publicar La Pieza Oscura, libro que lo consolidó como un gran poeta chileno,la Editorial Universitaria le exigió el pago de la edición, hecho que finalmente no ocurrió, pero que tal como relata Lihn: “[…] cuando sabían que yo me había sacado un premio, por ejemplo, me llamaban para cobrarme. Una cosa bien sórdida…”.

También trabajó como dibujante para El Diario Ilustrado. A fines de los cincuenta ingresó como secretario de redacción dela Revistadel Arte. Posteriormente, dirigió la misma publicación, gracias a lo cualla Unescole concedió una beca de museología en Europa, en 1965.

Sin embargo, en 1967 fracasa su intención de instalarse en París. A cambio, consigue un trabajo en Cuba. A su regreso a Chile, dos años después, pasa varios años de graves dificultades económicas hasta que en 1974 entró a impartir clases en el Instituto de Estudios Humanísticos.

Lihn lee en todo momento y en cualquier lugar. Su  hija Andrea dirá que una de las cosas características de su casa era encontrar libros esparcidos en los espacios más recónditos. También se relata que el poeta escribió el libro Paseo Ahumada sentado ahí mismo.

Con respecto a su tendencia política, militó durante un tiempo en el Partido Comunista, al cual renuncia luego de su paso por Cuba. Allende lo invita a participar de un proyecto para independientes de izquierda, sin embargo, es marginado al poco tiempo. Luego del golpe militar, Enrique Lihn decide quedarse en Chile a pesar de las advertencias que le hacen sus amigos más cercanos. De ahí en adelante se dedica a la actividad académica.

Incursiona en variados géneros: cuento, novela, drama, crítica de arte y literatura. En los últimos años de su vida retoma el dibujo (dejó una novela-comic a punto de terminar) y hasta incursiona en video. En el teatro, dirige y actúa en sus propias obras.

Sus últimos poemas se los dicta a su hija Andrea, mientras yace postrado. Enrique Lihn muere el 10 de julio de 1988 por un cáncer nunca pronosticado y que lo fulminó en tres meses. Fiel a su ateísmo, rechaza la extrema unción dela Iglesiaen sus últimos días.

La poesía de Enrique Lihn destacó por tener un carácter racional y bastante autoreflexivo sobre la función y el alcance de la palabra lírica, desconfiando de su carácter redentor:

Si se ha de escribir correctamente poesía
en cualquier caso hay que tomarlo con calma.
Lo primero de todo: sentarse y madurar.
El odio prematuro a la literatura
puede ser de utilidad para no pasar en el ejército
por maricón, pero el mismo Rimbaud
que probó que la odiaba fue un ratón de biblioteca,
y esa nausea gloriosa le vino de roerla.

Dos alternativas para adentrarse en la poesía de Lihn son la antología del poeta publicada por el Fondo de Cultura Económica “Porque Escribí” ($5.000 aprox en libros usados) y la obra de difusión “Antología de Paso” de LOM ($1.900 nuevo en librerías).

 

Portada "Porque Escribí". FCE.

En internet, estos sitios presentan documentación relevante sobre el poeta:
http://www.poetaenriquelihn.blogspot.com/
http://www.memoriachilena.cl/temas/index.asp?id_ut=enriquelihn(1929-1998)

El autor:

Matías Montenegro. Leo un poco y escribo menos que poco. Antes quería ser profesor de castellano, estudié psicología y hoy intento colaborar con que construyamos un país más justo. Se supone que soy el computín de Terminal.

Dejanos tu comentario