Taxi

Abrimos las PuertasPortada

Un nuevo texto ha llegado respondiendo a la invitación de la sección “Había más de Una Vez”, ofrecida al abrir las puertas de la revista a micro relatos de nuestros lectores. Esta vez llega para ustedes Taxi, desde México. 

Taxi

La puerta del taxi siempre era cerrada con bestial potencia. Todo el esqueleto del carro se cimbraba al sentir el impacto. El hombre al volante maldecía al cliente impertinente. De seguro así lo educan en su casa; no saben que cada golpe la rompe un poco…Con tal, ellos no pagan el carro…La unidad se alejaba dejando en el pavimento pensamientos y maldiciones de parecida índole.

Años después, un dejo de funcionalidad era la sobra de tantos maltratos. Apenas se hacía el rol diario. Y los portazos seguían. Siempre.

Una madrugada normal, de esas que se acompañan con un atole y un tamal, el último portazo desquició a la sacrosanta puerta y se separó violentamente de la carrocería, propulsándose hacia la estratosfera. Todavía llevaba un pasajero sujeto a la manija.

Ozlan Dragolla

El autor:

Rui Caverta nació en la década de los ochenta en la ciudad de México, Ha colaborado en diversas revistas literarias e impresas como Cuadrivio, Katharsis y Hotel. Publicó el libro Picodicciones (2012). Actualmente se encuentra buscando editorial para su libros de cuentos "Los cuadriláteros" y poesía "Falible la geometría".

Dejanos tu comentario