Miercoles 24/05/2017

María Luisa Bombal, la trágica y adelantada del Realismo Mágico (1910-1980)

PortadaRecordamos a

Tan solo 3 novelas y 4 cuentos cortos bastaron para que nuestra recordada del día de hoy,  María Luisa Bombal, se convirtiera en precursora del Realismo Mágico y punta de lanza de la literatura sudamericana.  Honores por cierto póstumos, pues la Bombal pertenece a la larga lista de invaluables escritores chilenos sin obtener el Premio Nacional de Literatura. En su época sólo ganó la indiferencia de sus compañeros.

María Luisa nace el 8 de junio de 1910, en Viña del Mar, Chile. Siendo niña, a los 9 años,  muere su padre, por lo que viaja con su madre a París en donde recibe una educación de primer nivel, ingresando en su juventud a la Facultad de Letras de la Sorbonne.

www.memoriachilena.cl

Desde muy pequeña la autora presenta inclinaciones hacia la escritura. A los 8 años escribe su primer poema, dedicado a los Copihues Blancos, todo esto en el marco de las lecturas de los cuentos de Andersen y de Grimm, traducidos directamente desde el alemán por su madre.

En 1931, María Luisa regresa a Chile. Es en esta época en donde ingresa al círculo de intelectuales y escritores jóvenes y exitosos de la época. Conoce a Pablo Neruda y a Marta Brunet, con ésta última, forma la Compañía Nacional de Dramas y Comedias, donde María Luisa explotaba su faceta de actriz. Más tarde declararía “…era muy intelectual, muy fría como actriz. Creo que en definitiva no hubiese servido… No me podía dedicar a dos cosas: o era el teatro o era la literatura”.

Por estos años, también conoce al amor de su vida, el que también será su gran pesar: Eulogio Sánchez Errázuriz, amigo de la familia, ingeniero civil de 28 años.

El sentido desolado del amor y de la vida marcó a la escritora desde su relación con Eulogio. Convencida del desinterés de su amante, intenta suicidarse sin éxito y luego se radica en Buenos Aires, junto al recién nombrado cónsul Pablo Neruda y su esposa. Aquí es donde María Luisa se dedica a escribir y hacer periodismo, entra en el círculo de escritores de Neruda y da a luz a su ópera prima y la obra que la hizo inmortal, La Última Niebla (1935), que desarrolla la desdichada historia de una mujer casada con su primo y que al mismo tiempo en ensueño, mantendrá un romance con su amante.

Ovacionada por la crítica bonaerense, Bombal se codea con Jorge Luis Borges, Leopoldo Marechal, Victoria Ocampo y el pintor Jorge Larco, con quien decide contraer matrimonio: “Sin interés amoroso, me casé con un homosexual, artista, pintor, confiando en un ilusorio compañerismo… Pero cuando me casé, seguía enamorada de Eulogio”. Poco tiempo duró la relación. En enero de 1937 se inició un escandaloso juicio de divorcio.

www.todocine.cl

El 21 de abril de 1938 aparece su segundo libro, La Amortajada: “….Con Borges paseábamos por el riachuelo, él me contaba lo que escribía y yo le contaba lo que escribía. Una tarde le hablé de La Amortajada y me dijo que ésa era una novela imposible de escribir porque se mezclaba lo realista y lo sobrenatural, pero no le hice caso y seguí escribiendo…”

En 1939 escribió el cuento largo El Árbol. Como los anteriores, la protagonista es una mujer casada que no puede expresar su amor. A este le seguirá Las Islas Nuevas.

María Luisa regresa a Chile en 1940, con su proyecto teatral La Casa del Recuerdo. En este año además, comienza a escribir La Historia de María Griselda.

El proceso creativo de Bombal está en su apogeo, pero el saber que su gran amor Eulogio se había casado, le provoca un desequilibrio emocional que la lleva a intentar asesinarlo en 1941: “Al matarlo mataba mi mala suerte, mataba mi chuncho”, diría más tarde.  Eulogio no muere. María Luisa permanece detenida 4 meses cuando obtiene la libertad condicional. Luego de 6 meses obtiene la libertad definitiva.

Tras este episodio no puede quedarse en Chile, por lo que decide en 1942 radicarse Nueva York, Estados Unidos.  Aquí se casa con Fal de Saint Phalle, de quien enviudará en 1971 y tendrá una hija.  Regresa a Buenos Aires y luego a Chile en 1973, muy enferma.

La adelantada del Realismo Fantástico, del que años más tarde sobresaldrán Gabriel García Márquez e Isabel Allende (ambos declararán clara influencia de sus lecturas de María Luisa Bombal),  obtuvo el Premio Ricardo Latcham en 1974, el Premio de la Academia en 1976, el Premio Joaquín Edwards Bello en 1978. El Premio Nacional de Literatura le fue negado por 6 años consecutivos.

El 3 de mayo de 1980, Luis Sánchez Latorre, Presidente de la Sociedad de Escritores de Chile, señalaría en el diario Las Últimas Noticias: “María Luisa Bombal, gloria y prez de la literatura chilena (por no decir de toda la literatura actual de lengua española)… permanece en una sala común del Hospital Salvador…”.

 El 6 de mayo de 1980 la escritora fallece, sola.

El autor:

Publicista. Hija mayor, gatuna, sibarita y asmática. Escribiendo aquí a la fuerza.

Dejanos tu comentario