Lara Larona

Había más de una vezPortada

Cruzando la cordillera ha llegado a Terminal la tercera entrega de la sección “Había más de Una Vez”

Muñecos y Juguetes es la temática: Pedazos de madera, formas de papel, masas de porcelana o imaginarios. Escondidos o a la luz, siempre nos acompañan. Los muñecos sacan las mejores risas, son protagonistas de peleas entre hermanos, generan amigos y nos ayudan a crecer.

Trocitos de nuestra historia, que esta vez se hicieron cuentos.

A continuación, dejamos con ustedes el cuento Lara Larona, de Sebastián Burecovics, ilustrado por Fernanda Bragone.

¡Y no olviden visitar el texto de YAPA que acompaña a esta entrega (coplas del norte argentino)!

Lara Larona

Ilustración: Fernanda Bragone http://fernandabragone.blogspot.com/

El sol entró por las rendijas de la persiana y, entre rayo y rayo, fue calentando el pis que mojaba parte de la cama. Cuando Isidora sintió la humedad, pesada y rasposa, entre la espalda y la cola, abrió los ojos de golpe y su mirada chocó contra el póster de “Lara Larona y los cocodrilos llorones”.

Tanteó con la mano izquierda hacia la derecha, y nada. Tanteó con la mano derecha hacia la izquierda, y nada. Levantó los dos pies, los dejó caer sobre el colchón y algo voló por el aire para caer justo al lado de su rodilla. Respiró aliviada. Se inclinó, se sentó y con una cara de asco, de esas que se ponen cuando ves una cucaracha jugando a las escondidas entre tus ojotas, se dio cuenta de que no era la muñeca de “Lara Larona”, sino de “Roberta: la panadera”.

Espanto, horror, un segundo para cambiarse la bombacha mojada, otro para ver si era la de florcitas o animalitos de la granja, un poco más de espanto y después a levantar las sábanas, el colchón y las almohadas buscando a su alma gemela, a su compañera.

¡Oh, Lara Larona! ¿Qué cruel destino nos ha separado? ¿Será porque me hago pis encima? ¿O porque no te llevé a lo de la abuela? ¡Oh, Lara Larona! ¡Te fuiste y me quedé en la lona!

Isidora revisó por todos lados y sólo encontró bolas de mugre debajo de la cama. ¿Entonces qué? Ir hasta la habitación de los padres y pedir que la ayuden a buscarla.

Salió al pasillo, caminó como esas veces en que uno quiere atrapar al fantasma de la fruta (ese que se esconde detrás de la heladera), pero se detuvo frente al cuarto de su hermano mayor. ¡Traición llamada muñeca de tela! Lara Larona dormía al lado de Brian y, encima, sonreía.

En puntas de pié se acercó a la cama, tomó una parte de la frazada, respiró, respiró y respiró, para después destapar de un tirón semejante deshonra.

No quiso ver, pero miró. No quiso hablar, pero gritó.

La cabeza de “Lara Larona” cayó al piso y rodó por toda la habitación hasta chocar con el resto de su cuerpo, el cual tenía la cara de “Trémulo: el caballero a pata” cocida al cuello.

 

 

El autor:

Sebastian Burecovics nació un 6 de noviembre de 1976 en Bs. As., Argentina. Comenzó a escribir cuentos en la escuela primaria, pero de grande quiso pensar en imágenes y se recibió de Director de cine. Trabajó como Educador no formal, tuvo su propia Productora, colaboró en varias Películas, fue Redactor publicitario y Guionista en distintos programas de TV. Hasta que un día, de forma casi mágica, se reencontró con su primer amor: la Literatura. Es el autor de “Drácula va al dentista” (Editorial Maya - 2011). Lo encuentras también aquí: http://www.ahora-despues.blogspot.com.ar/

Dejanos tu comentario